Ir al contenido principal

CONTROL DE ESFINTERES: LO QUE DICEN LOS PROFESIONALES



Tenía muchas ganas de poder traer algún artículo de la página que han creado un grupo de madres http://www.entrecomadres.org/ . Según sus propias palabras:


"nace con la esperanza de ser un libro en blanco, un libro vivo que se escriba cada día recopilando así la experiencia de todas las madres que quieran en torno a su maternidad"


Está en proceso de construcción, pero ya se pueden ver artículos y participar en su foro, que para mí ha sido como reencontrar a muchas de las personas que más he leído estos años. Así que estoy entusiasmada. Uno de los textos subidos ya es la explicación de Cani en la retirada del pañal de su hija. Mi hija fue siguiendo sus mismos pasos y me dio mucha seguridad el tener su experiencia como referencia.


Pero hoy traigo un artículo de Sole sobre el control de esfínteres, que además de todas las traducciones que he subido ya, también tiene algunos artículos imprescindibles, en mi opinión.


-------------------------------------------------------------------------------------------------



Controlar esfínteres supone pasar de un proceso reflejo a un acto voluntario. Los bebes pequeños, hacen pis y caca de modo reflejo o automático, sin ningún tipo de control sobre esos procesos.

Adquirir el control de este procedimiento es un proceso madurativo. Al igual que todos los niños muestran interés e inicio del control sobre la marcha alrededor del año, y no hay nada que podamos hacer para acelerar este proceso. O todos los niños comienzan a poder comer sólidos alrededor de los 6 meses.

Como todos estos procesos madurativos existe una enorme variabilidad personal en cuanto a los plazos: hay niños que con 10 meses dan algunos pasos y otros que lo hacen con 18 o 20 y todo ello entra dentro de la normalidad. Igualmente dentro de los plazos de adquisición del control de esfínteres es igual de normal hacerlo con 2 años que con 4.

La vejiga urinaria es un órgano que sirve para almacenar la orina que llega desde los riñones continuamente. Durante el llenado, los músculos que la forman se mantienen relajados. Este órgano, con el fin de que no salga la orina de forma continua, tiene un músculo anular llamado esfínter, que por lo general permanece contraído, es decir cerrado. También se encuentra otro músculo esfínter en la uretra (tracto de salida de la vejiga). Cuando la vejiga se llena de orina, unos receptores localizados en la misma, envían al cerebro la señal para que automáticamente los esfínteres se relajen y la orina pueda salir. Esta coordinación se lleva a cabo mediante mecanismos neurológicos de gran complejidad por lo que el control voluntario (es decir: ser capaz de relajar el esfínter no de este modo automático, sino de forma voluntaria como y cuando se desea) aparece tardíamente.

En el recto ocurre un fenómeno similar con las heces.

Alrededor de los 18 meses o los dos años, algunos niños pueden darse cuenta de que están haciendo pis o caca y avisar para que se les cambie el pañal., pero esto no significa en ningún caso que tengan la capacidad de retrasar el momento de forma voluntaria. Es decir: no tienen CONTROL sobre sus esfínteres.

La maduración de los centros nerviosos comienza entre los 18 meses y los tres años. De forma que entre los 2 y los 4 años la mayor parte de los niños puede controlar adecuadamente ambos esfínteres: anal y vesical. Siendo por tanto capaces de avisar su deseo y de retrasar la micción y la defecación para hacerlo en el momento y lugar deseado.

Al tratarse de un proceso madurativo, y aunque la estimulación pueda tener algún efecto positivo (o negativo) sobre el mismo, no hay nada que los padres o el niño puedan hacer para acelerarlo: el niño adquiere control suficiente como para retener la orina y las heces, cuando los procesos neurológicos que tienen lugar entre los receptores de los órganos, el cerebro y los esfínteres, estén perfeccionados. Por tanto, enfadarse, castigar, humillar, comparar con otros tiene un efecto similar a gritarle a una oruga para que se convierta en mariposa.

No se trata tampoco de un proceso lineal. Se producen a lo largo del mismo, avances, estancamientos y retrocesos que los padres deben aprender a acompañar. Puesto que el plazo normal para la adquisición del control es entre los 2 y los 4 años, hablar de regresiones o comportamientos regresivos en niños que se vuelven a hacer pis dentro de este plazo es un error. No puede considerarse regresión algo que aun forma parte de los progresos de esa edad. No se puede regresar a un sitio de donde aun no se ha salido.

Mitos:

-los dos años: haber fijado como normal la edad de dos años para el control de esfínteres, edad que esta en el INICIO del proceso madurativo, nos hemos creado un problema. Más bien se lo hemos creado a los niños. Desde que un niño empieza a avisar cuando ha hecho pis, o mientras lo esta haciendo hasta que se completa el proceso de adquisición del control pueden pasar dos años mas.

-el verano: puede que hayamos heredado este mito de la edad de los pañales de tela. Pero hoy día no tiene sentido mantenerlo. Además se utiliza la llegada del buen tiempo como disculpa para empezar el “entrenamiento” de niños de 18 meses, 24 meses o 30 meses indistintamente. Llegado el buen tiempo, les quitamos de a hecho el pañal, les perseguimos con un orinal, les llevamos al baño cada 30 minutos y les mantenemos sentados hasta que de casualidad hacen algo. Esto no es control de esfínteres.

-No se puede dar marcha atrás: siempre se puede dar marcha atrás. No hay dobles mensajes. Es muy frecuente que en las vacaciones de verano, un niño perseguido continuamente con un orinal, no se moje nunca. Ese mismo niño sin una madre a su lado todo el día, y puesto que su “control” es ficticio. (en realidad es control por parte de su madre) devuelto a la vida diaria, con mama ausente, pierda ese supuesto “control”. Como decía antes, no se puede hablar de regresión cuando estamos en un proceso que aun no se ha completado.

Es frecuente ver a mamas excusando a sus hijos “es que estaba distraído”, “es que se olvidó avisar”. Cuando el control es real, como sucede en los adultos, estas cosas no suceden. Ningún niño de 10 años se orina porque se olvidó. Y la única diferencia con el de 2 y medio, es que este ultimo no tiene un control real sobre la voluntariedad de esa función.

Cuando el proceso se lleva a cabo respetando el ritmo madurativo del niño este tipo de accidentes son mínimos.

Por tanto, las normas serian:

-Esperar a que el niño este suficientemente maduro como para ser capaz de RETRASAR el momento de orinar o defecar. No solo de avisar inmediatamente antes de hacerlo

-Contar siempre con la colaboración del niño: debe ser capaz de comprender lo que sucede, como sucederá, lo que se espera de él. Así mismo tiene que ser capaz de expresarse y hacerse entender.

-Siempre animar con los buenos resultados. Nunca jamás criticar los “fallos”.

-Permitir al niño que vuelva a usar pañal siempre que crea que lo necesita. No hacerlo por conveniencia de los padres, pero sí si el niño lo necesita.

Los padres tenemos que aprender a ACOMPAÑAR los procesos madurativos, interviniendo lo menos posible. Saber cual es el proceso normal, y cuales son los plazos normales ayuda a respetar los ritmos del niño.

BIBLIOGRAFIA:

-Maria Paula Cavana. Licenciada en Psicología.

http://www.zonapediatrica.com/psicologia/sobre-control-de-esfinteres.htm

_Dr Carlos Gutierrez Segura. Cirujano Pediatrico. Unidad de Urodinámica y Motilidad Digestiva Pediátrica, Hospital Central de Asturias.

Unidad de Incontinencia Urinaria, Reeducación del Suelo Pélvico y Urodinámica

http://www.sccalp.org/padres/esfinteres.htm

- Àngels Codosero Medrano. Psicóloga clínica y psicoterapeuta psicoanalítica

http://www.psicopedagogia.com/control-esfinteres

Comentarios

  1. Vivimos al lado de una guardería. Cada año, entre mayo y junio es habitual ver algunos niños sentados en el orinal mientras sus compañeros juegan. Se pasan sentados media hora o más. "Les quitan los pañales" a todos los niños en tandas de a tres. Se pasan media hora en el orinal, y pasada otra media hora los vuelven a sentar (me lo explicó una mamá en el parque satisfecha del método). Así les enseñan... En fin. Qué pena. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Mar, realmente es una pena. Es cruel, innecesario y además contraproducente. Pero creo que poco a poco va a ir produciéndose un cambio. En la escuela infantil donde va mi hija, el año pasado creo que lo hacían así, más o menos como explicas y con unas cartillas de gomets. Este año, he visto que a algunos padres sí se las dan, pero también he visto que han tratado de desalentar la prisa de los padres, pidiéndoles que les respeten su ritmo. Varios niños (incluida mi hija) tomaron su propia decisón, sin gomets, sin tiempos sentados en el orinal... con naturalidad.

    Un abrazo,

    Maite

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, Maite, gracias. Mi hija tenía tres años y cuatro meses cuando dejó el pañal de día. Mi hijo tiene dos años y siete meses y va por el mismo camino. ¿Será que esa es la edad "habitual" en que los niños empiezan a estar preparados y no los malditos dos años que nos hacen pensar que nuestros niños "tardan en dejar el pañal"?

    Besos. Malena.

    ResponderEliminar
  4. Hola,mi nombre es Catalina, tengo a mi hijo de 2 años y medio y siempre busca un lugar solitario para hacer chichi o popo y de pie, ahora me cuesta enseñarle hacer en la vasenilla o el baño, no se como hacer. gracias

    ResponderEliminar
  5. Como ayudo a mi hijo de 4 años, que se le olvida avisar por estar jugando? Estoy agobiada

    ResponderEliminar
  6. Hola, soy Sonia. Mario, mi peque ha cumplido 4 años este mes de abril. El pis lo controla perfectamente, el problema es hacer caca. No se quiere ni sentar en la taza. Cuando logramos que haga caca, montamos casi una fiesta, le damos premio.... pero ni con esas, la siguiente la hace en el calzoncillo. Estoy agobiada, que puedo hacer?? Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…