Ir al contenido principal

Pórtate bien

He visto este video en el blog salirse de la fila. Es una canción de Luis M. Pescetti. Me he estresado, pero es cierto que hay días en los que uno tiene que replantearse si vale la pena tanta insistencia o mejor dosificar y priorizar qué cosas son realmente importantes, para los padres, que se cumplan. Bueno, la respuesta para mí es clara.
En el foro de entre comadres estaban estos días precisamente reflexionando sobre esas cosas que para cada madre resultaba imprescindible insistir, sin posibilidad de negociación, qué cosas podían negociarse o directamente mirar para otro lado.
Cuando nació Teo, de repente ví a Laia gigante, muy mayor, y me puse más exigente de lo habitual con ella, hasta que me dí cuenta de que le estaba pidiendo demasiado a veces para su edad, pero otras simplemente pedía cosas absurdas. Y como ella es muy inteligente, me lo hizo saber enseguida. Ahora hemos vuelto a nuestra vida tranquila, donde no suena esta canción. Ni falta que hace.


Comentarios

  1. Cuando, al día siguiente de nacer mi hija, mi hijo vino a vernos al hospital, recuerdo que yo también le ví enorme, me pareció que había crecido un montón. Y efectivamente, lo ha hecho, no físicamente, sino también emocionalmente. Es cierto que les exigimos demasiado, y a veces no nos damos cuenta de lo que evolucionan por ellos mismos con la llegada de un nuevo ser a la familia...
    Te dejo el enlace a un post que escribí cuando aún estaba embarazada de mi hija, porque este tuyo me ha hecho recordarlo.
    http://elpatiodemicasa.lacoctelera.net/post/2008/05/05/ensenando-o-aprendiendo
    Un saludo, y buen fin de semana...

    ResponderEliminar
  2. Argg!
    A mí me ha pasado lo mismo. Hace casi un mes que nació Aran y hace dos semanas que Jon cumplió tres años.

    En mi mente tres años ya no son dos, y es la edad de empezar el cole, etc., etc.

    Yo mismo lo he hecho adulto sin querer y le he exigido cosas que no está preparado a darme, y ello me ha llevado a enfadarme con él en más de un momento.

    Menos mal que son cosas de algún momento y el diálogo en casa y el intentar comprender a Jon me lleva a pensar que el problema lo tengo yo, y no él... y que el que tiene que enseñarme cuándo crece es él, y no yo enseñárselo a él.

    ResponderEliminar
  3. El día 24 de Febrero sale a la venta el nuevo libro escrito por Lucía Etxebarria y el educador Goyo Bustos titulado "El Club de las malas madres". Es un libro ameno en el que se cuentan las experiencias como profesor y como madre. Desde un punto de vista original y un enfoque diferente al de los libros sobre la paternidad y de psicología infantil. No os lo podéis perder.

    ResponderEliminar
  4. He reído como una loca y lo peor es que e vi muchas veces retratada, es la magia de la canción y de este post tan lindo, como todos, que nos regalas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…