Ir al contenido principal

Cuentos

En esta entrada recojo dos visitas a la biblioteca, porque ayer cogimos de nuevo varios libros de Barbapapás, de los que ya he hablado. Le gustan mucho.

Y también quiero recoger un blogdescubrimiento (bueno, no tiene mérito, Daniela dejó un comentario en mi blog y yo fui a ver, pensando que era otra Daniela que conozco :) ). Es la libroteka, un blog precioso, con muchas entradas sobre literatura infantil y juvenil, ilustradores... una maravilla.

Alicia en el país de las maravillas, Walt Disney, Planeta deAgostini: La historia de Alicia muy resumida, un híbrido entre la película y el texto original... Como es habitual, se machaca el cuento, se resume y me resulta muy pesado, una sucesión rápida de acontecimientos, cuando el original es precioso. Incluso la versión para niños, que compré en una edición preciosa, de la editorial Edaf, con ilustraciones de John Tenniel. El texto de Lewis Carroll tiene chispa, mucha gracia, mucha ironía... y en estos cuentos-sucesión de acontecimientos no queda ni rastro de la gracia inicial.

Cuando me siento solo, Trace Moroney, ediciones SM: Es una colección de cuentos sobre sentimientos, en las que se describen diferentes estados de ánimo, para que los niños puedan identificar sus propios sentimientos. Laia los coge porque los dibujos son "suaves", el protagonista es un conejito y está recubierto de terciopelo.

Cuando tengo miedo, Trace Moroney, Ediciones SM: Igual que el anterior :)

La casita de Barpapapá, A. Tison y T. taylor, Beascoa: La familia Barbapapá ha crecido y no caben en la mini casa que tenían. Okupan una casa antigua, pero vienen las escavadoras y les echan. Así que se la fabrican ellos mismos en el campo.

¿Quién ha robado la luna? Mario Catelli y Madalena Matoso, OQO editora: Los lobos van a ver la luna llena, pero ha desaparecido. Un lobezno, intentando aullar se la ha tragado. Al final sale y comprende que llegará su momento de aullar... no acabé de entenderlo, la verdad. Y a Laia tampoco le interesó mucho.

El camino que no iba a ninguna parte, Gianni Rodari, ilustraciones de Xavier Salomó, SM: A las afueras del pueblo, hay tres caminos. Al protagonista le dicen que uno de ellos no va a ningún sitio. Pero él se empeña en desvelar la verdad y lo sigue, encontrándose una agradable sorpresa. Las ilustraciones son bastante impactantes, algo oscuras y es lo que menos le ha gustado a mi hija y al resto de niños que lo han leído, pero la historia les ha encantado, fue el éxito de la pasada visita a la biblioteca, sin duda. En el enlace que pongo de Xavier Salomó se puede ver un trailer. Es una historia de las que a los adultos también nos hace falta recordar a veces, que hay que seguir nuestro camino, no contentarnos con lo que nos dicen, tener iniciativa. Que se hace camino al andar.

El paseo de un distraído, Gianni Rodari, ilustraciones de Beatrice Alemagna, Editorial SM. Giovanni es un niño distraido. Sale de paseo y va perdiendo partes de su cuerpo por el suelo. Su madre está desesperada, pero las personas que van a devolver esas partes le dicen que es algo que le pasa a todos los niños, que no hay problema. Al volver de su paseo, su madre lo reconstruye y valora el paseo que ha dado su hijo. Viene con un cd en cuatro idiomas en el que los dibujos se transforman en objetos. Y de hecho, las ilustraciones son como un montaje, imágenes oníricas. Es de una belleza extraña este cuento. Ayer lo leímos varias veces y lo vio también un par de veces.

Pétala, Pep Bruno, ilustraciones Luciano Lozano, editorial OQO: Laia reconoció este cuento, recordaba que fuímos a ver un cuentacuentos del autor. La verdad es que verle contar cuentos, participar con él en el espectáculo, es una experiencia que no se olvida. La historia es la de una paloma que se da cuenta de que no llueve. Vuela hasta las nubes y descubre que un dragón se ha atrincherado allí, quedándose todo el agua. Pero la paloma no se da por vencida. Es bonito y sencillo, como los dibujos. Nos pasó, con la noche de los cambios, que la historia le gustó mucho tal y como la contó Pep, pero luego los dibujos del cuento le dieron miedo y no quiso volver a saber nada de ese cuento.


También nos ha llegado por parte del profe de inglés este cuento que tenemos en castellano y que hemos leído mucho, pero que en inglés se convierte en un poema, en un susurro, así, leído por Susan Sarandon... Good night, moon.

Comentarios

  1. Muchas gracias Maite por compartir esta joya y las recomendaciones de libros.
    El goodnight moon es un cuento realmente especial, lo he leído mil veces en inglés a mis hijos y oirlo de la voz de susan sarandon es un lujo. besos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Maite, ha sido muy bonito. Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Maite,
    ME EN-CAN-TÒ TU BLOG!! Es muy interesante!! Aunque solo he podido leer algunas entradas.
    Me llamo Mariana, soy argentina (de Rosario) y soy madre adoptiva y andando de un blog al otro he llegado al tuyo. Si te interesa y tenes un ratito libre te invito a visitar el mio: http://adopcion-hoy.blogspot.com/
    Te mando un abrazo...

    ResponderEliminar
  4. Gracias, muy buenas recomendaciones. A mi bebé le gusta que le leamos todo el tiempo, es increible como me puede entender, o eso creo yo. Que bueno que hayan espacios para ayudarnos a cuidar mejor a nuestros hijos, felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por descubrirme el blog de Libroteka; está lleno de pequeñas cosas emocionantes.
    ¡Me ha encantado!
    Un saludo
    Blanca

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …