Ir al contenido principal

Cuentos

Una adquisición, Brown bear, brown bear, What do you see?, de Bill Martin, con ilustraciones de Eric Carle, puffing books. Genial para aprender animales y colores. Esto llegó vía teacher. Hemos estado yendo a unos talleres de inglés en la librería la mar de letras... una perdición. Menos mal que nos hemos mudado, porque si no, me hubiese ganado el título clienta del mes. Pero como despedida, hicimos una última compra.


De la visita a la biblioteca:
- Kirikú y la jirafa, de Michel Ocelot, editorial Kókinos. Kirikú también es un habitual de la casa, así como otros personajes del autor, tanto en soporte cuento como película. Vamos, que nos gusta mucho. Recomiendo también Azur y Asmar.
- La noche de los cambios, de Pep Bruno y Lucie Müllerová, editorial OQO: La semana pasada comentaba que fuimos a un cuentacuentos del autor y nos gustó mucho este cuento, pero que luego al cogerlo por primera vez de la biblioteca a Laia le impresionaron los dibujos de forma negativa. Pues tras devolver Pétala, pidió cogerlo. Coincidió con una visita de ella y su padre a la Fnac, donde también lo leyeron. Y ha sido el cuento más leído de la quincena. Es la historia de un granjero que recuerda que se ha acostado sin beber su vaso de leche. Va a buscar a la vaca, pero se da cuenta de que todos los animales se han movido, ninguno está donde se suponía que deben pasar la noche.
- Inventando números, Gianni Rodari y Alessandro Sanna, Kalandraka: divertirmento a partir de los números, con juegos de palabras que no sé si acabó de entender Laia. Se basa en rimas inverosímiles. A mí me gustó mucho.
- El hombre que compró la ciudad de Estocolmo, Gianni Rodari y Javier Zabala, Editorial SM: ¿Se puede comprar una ciudad? Si la compramos, ¿todo lo que hay dentro, incluidas las personas son nuestras? ¿o en realidad ya somos dueños del mundo si somos capaces de extender las manos y tomarlo?
- Alicia Patapam en los cuentos, Gianni Rodari y Anna Laura Cantone, Lumen: Este cuento repite en casa a petición de Laia.

Comentarios

  1. Bonita decoración de Navidad.
    Este fondo sí que me gusta; es más relajante, y más cómodo de leer.
    Un saludo
    Blanca

    ResponderEliminar
  2. Qué bien Maite! mucha información, gracias, tenemos que ir a esos talleres. Me gusta mucho las velitas.
    Besos,
    Ángeles

    ResponderEliminar
  3. A nosotros también nos encantan los cuentos de Pep Bruno. Tenemos "Cuento para contar mientras se come un huevo frito", y de la biblioteca leímos "La cabra boba" y "Cuento de contar", pero "el del huevo", como dice Rn., es el que más le gusta.
    De Kirikú tenemos un par de películas, que le encantan, porque además en la escuela, en clase de video, también se las ponen.
    Inventando números es precioso. Precioso.
    Y me llama mucho la atención "El hombre que compró la ciudad de Estocolmo". Voy a ver si puedo conseguirlo en la biblioteca.
    Jeje... yo también estoy a punto de conseguir título de clienta VIP. Lo de los cuentos es una perdición...
    Felices lecturas.

    ResponderEliminar
  4. me apunto el del huevo!!!! gracias!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…