Ir al contenido principal

Estar aquí y ahora


Hace un par de días Eva nos habló sobre cómo era el día a día en un colegio Warldof en la primera de las mini charlas que tenemos previsto hacer los días que nos reunimos. Fue muy interesante, gracias!! Hay un par de aspectos que me llamaron mucho la atención. Son el estar aquí y ahora y la importacia de los rituales. Están muy relacionados, de hecho, y creo que algunas cosas que nos comentó son aplicables a nuestra vida diaria, ya no sólo en la relación con los niños, sino como actitud ante la vida. Lo que cuento aquí, pues son divagaciones sobre esas dos frases. Eva lo explicó muy bien desde el punto de vista Warldof... lo mío, pues ya digo, a mi bola :)

Sobre estar aquí y ahora, pues me recordó mucho a las ideas de la Gestalt. Poner atención a lo que se está haciendo, aunque sea fregar los platos, nos conecta al presente, de alguna forma da sentido a lo que se hace. Solemos vivir de cara al futuro y con prisas. Prisas por acabar para hacer lo siguiente y no prestamos atención a lo que hacemos en el momento. Y si hablamos de estar con los niños, también es muy típico estar con ellos pero estar pensando en que luego haré tal llamada o pensando en lo que haremos de cenar o... tantas cosas que hace que nuestra cabeza se disperse, se desconecte de lo que se está viviendo aquí y ahora... Estamos pero no estamos. Eso es algo que los niños notan muy rápido. Es difícil a veces aparcar todos los pensamientos que vienen de forma acelerada, casi sin control, pero mi experiencia es que si logro poner atención en lo que hago, lo disfruto mucho más, porque lo vivo de verdad. Pienso que hay veces que parecemos autómatas, y eso no debe de ser bueno. Estos días estoy tomando más consciencia de las cosas que hago, por pequeñas que sean, y me doy cuenta de que hasta las más aburridas, como planchar, toman un nuevo aire.

En relación con esa idea, está la importancia de los rituales a la hora de hacer las cosas. Por ejemplo, nos explicó un rato en el que se preparaban para pintar. Cómo el ir a por las pinturas, a por el papel, prepararlo todo en definitva, cobraba significado por sí mismo, preparándonos para esa acción que íbamos a hacer. Esa idea, con ese mismo ejemplo, me pareció muy importante, porque muchas veces, al preparar alguna actividad con Laia, me esforzaba en tenerlo todo listo a la de ya, para que no se agobiara ni dispersara por un lado, y por otro porque con Teo no sabía de cuánto tiempo disponíamos para hacer algo, si se iba a agobiar de forma rápida... total, un poco de estrés, totalmente innecesario. Eso me ha llevado a no preparar nada, en realidad, aunque ella muchas veces me dice que vamos a hacer un taller (así le llama ella a hacer manualidades), suele preparar las cosas ella y luego me explica qué tiene pensado hacer (o que yo haga). Pero con esta nueva idea, tengo una nueva perspectiva para hacer las cosas. En algún lugar leí que a esta edad, además, por ligarlo a esta idea, la preparación del juego era más importante que el juego en sí mismo. Vamos, que podían estar haciendo los preparativos mucho más rato que jugando. Eso es algo que noto en Laia. Suele jugar a un juego que consiste en ir de viaje por el mundo, a visitar amigos. Y en realidad se pasa la mayor parte del tiempo preparando ese viaje, haciendo maletas, poniéndolo todo en el "coche"... tiene todo un ritual alrededor de esa actividad.

Creo que son dos ideas que traen calma mental. No es que yo lleve una vida acelerada, pero mi cabeza sí es muy activa y a la vez muy dispersa (pensamiento acelerado, creo que le llamaba Augusto Cury). Así que voy a tratar activamente de ponerlas en marcha.


La imagen es de Patricia Metola, y se llama Equilibrio

Comentarios

  1. Creo que está muy acertado. A mi también me pasa que no dejo de pensar en todo lo que tengo que hacer durante el día y no hago nada mas que correr de aquí para allá. Creo que me lo voy a tomar con calma y si de diez me da tiempo a hacer cinco pues eso haré. Por lo menos no me agobiaré por lo que me queda pendiente, lo paso de día y punto. A ver que tal me va con este nuevo objetivo porque la verdad que estoy que no paro.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena tu reflexiòn Maite, gracias, he disfrutado leerte con mi cafè mañanero.

    Un abrazo aquì y ahora =)

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo. He leído mucho sobre este tema y siempre me ha parecido muy interesante. Concentrarse sólo en el "aquí y ahora" para disfrutar de lo que se hace, para poner lo mejor de uno mismo en esa tarea y en ese momento, para vivir intensamente... Tiene muchas lecturas y todas muy interesantes para mí. Yo también tiendo a disperarme mucho y me acelero de forma constante, por eso me gusta tanto este consejo. Aplicarlo me resulta algo difícil aunque todo es hábito al final... Lo de los rituales me parece muy interesante, nunca lo había pensado. Más bien me lanzo a prepararlo todo rápido para tenerlo a punto cuanto antes ¡menudo estrés! Gracias por la reflexión y por los apuntes de Gestalt, me ha gustado mucho. un saludo!!

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho tu entrada de hoy... a ver si yo también soy capaz de ponerla en práctica.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena reflexión Maite. Es complicado pero hay que intentar disfrutar al máximo cada momento con ellos (y sin ellos) y no esperar a que sean grandes o por otras cosas que no son importantes o al menos no tan importantes o necesarias como que nos tengan siempre a su lado.
    Lo de los rituales, es cierto, no me había parado a verlo así.
    Gracias por compartir tus reflexiones y un abrazo fuerte!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias!!

    Rebe, pues con calma, que esto de ir despacio también es un aprendizaje.

    ale, gracias, otro abrazo de aquí y ahora, aunque sea con tanto retraso desde que tú me lo diste...

    Sonia, qué poco te queda... ah, eva nos habló también de los rituales post actividad (usea, recoger las cosas, también como parte de la actividad y como una especie de despedida, de rito de paso... en mis palabras, igual los de warldof pensan que digo barbaridades)

    Tania, lola, me alegro de que os haya gustado!!

    un abrazo y buen fin de semana!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …