Ir al contenido principal

Vacas, cerdos, guerras y brujas

En El mundo se han cubierto de gloria. No tengo mucho tiempo para escribir, así que voy a ir a capón. En un principio había pensado pasar del tema, total... pero me molesta mucho que haya gente que cobre por ejercer tan mal el periodismo. Vaya, yo no soy periodista, pero creía que uno de los puntos era contrastar la información que se daba. La persona que firma el reportaje sobre lactancia no sé si será periodista o no, pero en tanto escribe un reportaje en un medio de comunicación (que además llega a tanta gente) debería preocuparse por no decir medias verdades y sobre todo, por no decir mentiras. Y por supuesto, intentar evitar el insulto a través de una metáfora que en realidad sólo es la punta del iceberg de su falta de conocimiento sobre el tema.

Porque vamos a ver, en plan muy sencillito: 

- Las mujeres somos mamíferas, tenemos mamas que sirven para amamantar.
- Los terneros toman leche de vaca. Los cachorros de humano toman leche materna y en el caso de que por lo que sea no se pueda establecer una lactancia materna, toman leche artificial, que no es más que leche de vaca que intenta parecerse  a la materna, que es la que sienta bien a los cachorros humanos. Si diéramos directamente leche de vaca a un cachorro humano, la que liaríamos!!! Por eso pasa esos procesos industriales, para intentar ser lo más parecida a la leche de la madre, que no es una vaca, sino un ser humano.
- La Organización Mundial para la Salud y la Asociación Española de Pediatría recomiendan la lactancia materna en exclusiva hasta los seis meses. La OMS recomienda además seguir con la lactancia materna  hasta los dos años y a partir de ahí hasta que se quiera. Estas recomendaciones no son por capricho, tienen detrás muchos estudios, que esta persona se pasa por el forro.
- Me río yo de esa presión por dar el pecho de la que habla la autora del reportaje. Es cierto que hay más información, y las evidencias científicas llevan a donde llevan, pero todavía es motivo de sorpresa que una madre de el pecho a un bebé. Ya no digo nada cuando da el pecho más de 6 meses...

En relación a los "contra" que pone esta mujer para dar el pecho:

- Hay varios estudios que demuestran que la lactancia materna no sólo no favorece la depresión post parto, si no que la previene.
- Seguir una alimentación sana y equilibrada no debería ser un contra, ¿no?
- Hay mucha mitología sobre los medicamentos y la lactancia, precisamente porque se asocia lactancia y embarazo. En el embarazo es cuando no se pueden tomar muchos medicamentos, porque hay un ser formándose que puede verse dañado por la química. En la lactancia el bebé ya ha nacido, no está dentro del cuerpo de la mujer. Esa asociación hace mucho daño. Gracias que tenemos http://www.e-lactancia.net/  para sacarnos de dudas, buscar alternativas...
- Las mujeres con hipotiroidismo y con pechos planos pueden dar el pecho. Y lo de la ausencia de leche es algo tan extraño... a pesar de que se diga tantas veces lo de "no tenía leche".
- Con Laia trabajé desde que ella tenía 7 meses y ni una vez me tuve que sacar leche.
- La crianza no es sólo dar el pecho. Los padres pueden colaborar en muchísmas más cosas!! pero sí, dar el pecho es un privilegio femenino, es que resulta que hombres y mujeres no somos iguales... como diría Buenafuente hace años, ni mejores ni peores... diferentes.
- El mundo laboral. Para dar el pecho no es necesario alejarse del mundo laboral. Pero si alguien quiere hacer un kit kat en su carrera profesional para potenciar esta parte personal, pues me parece estupendo. El problema de la reincorporación al mercado no es de la lactancia, ni de los niños, sino de un sistema cuyas reglas inventaron los hombres a su imagen y semejanza (en su momento) y que nos ha llevado a un mundo de locos. Pero yo confío en que todo esto cambie. Hay muchas mujeres y muchos hombres realizando cambios en este sentido. Desde luego, la autora del reportaje no es una de ellas. Y por cierto, en mi caso particular no me ha costado "reinsertarme" laboralmente. Pero lo que penaliza laboralmente no es la lactancia, es ser madre.

Yo particularmente respeto la decisión de dar o no el pecho a los hijos. Cada una decide, de verdad. Nunca en la vida se me ha ocurrido juzgar a ninguna madre y menos por este motivo. En este mundo en el que la cultura del biberón es dominante, es normal que a las mujeres les cueste iniciar lactancias. En muchos casos muchas no han visto dar de mamar en su vida! Por eso lo hemos convertido en algo difícil. Pero eso no es culpa de la lactancia tampoco, como en el caso del mercado laboral, sino de esa cultura biberón. En mi casa yo no he visto nunca preparar un biberón y sí dar el pecho. Y cuando me puse a mi hija al pecho las dos sabíamos qué había que hacer. Fuimos unas afortunadas. En otros casos la madre sí está informada, pero el niño no abre bien la boca, por ejemplo. Y hay que enseñarle, como fue el caso de Teo, pero en un par de días estaba hecho un profesional. Yo no sé qué es una grieta, repito que soy una afortunada, pero he visto algunas y entiendo de verdad que una madre no pueda soportar el dolor y opte por una alternativa. Jamás se me ocurriría juzgarla. Tampoco a la que simplemente decide que no da, sin más. Pero lo que no estoy dispuesta a aguantar es que a mí se me juzgue, se me compare con una vaca por haber dado el pecho a mis hijos.

Un poco de respeto, por favor.

Casi se me olvida, que el título de la entrada viene por un libro de Marvin Harris.

Comentarios

  1. ¡Uy! Se editó el comentario, sin terminar de redactarlo
    Las risas venían por la aclaración final. Lo pillamos, Maite, pillamos la alusión a Marvin Harris.
    Gracias por acerte eco.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. jeje... se me olvidó comentar algo sobre esas "sectas" que tratan de acompañar a las madres...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola! tienes un premio en mi blog!

    Saluditos!

    ResponderEliminar
  4. Es que el artículo en cuestión es la leche, y nunca mejor dicho. Y encima la firmante del mismo se las dará de mujer liberada y tal.....aysss que "inculticia" hay en este mundo.

    ResponderEliminar
  5. Comparto tu indignación Maite.
    Vaya horror que ha "escrito" (mi jefe de redacción diría "cometido") la señora periodista ésta...

    ResponderEliminar
  6. Maite, me siento totalmente identificada... ya me dijo mi pediatra que ya me iba a convertir en un bicho raro por seguir dando pecho a mi bebé de 9 meses.... pero bueno, eso es un comentario particular y otra cosa es escribir un periódico como tú dices. ¿Podrías poner un enlace con el artículo?

    ResponderEliminar
  7. Qué bien lo has escrito Maite, y yo añadiría que si los niños del norte criados a biberón están más sanos que los del sur no es precisamente por eso, esta se pasa por el forro la alimentación de las madres durante embarazo y lactancia, las enfermedades, las vacunas q no existen... en fin, me parece de tan poco rigor todo el artículo q igual no vale la pena ni comentarlo... qué rabia.

    ResponderEliminar
  8. "Pero lo que no estoy dispuesta a aguantar es que a mí se me juzgue, se me compare con una vaca por haber dado el pecho a mis hijos."
    Estupenda entrada Maite, yo ni siquiera he leído el artículo, pero con solo ver la foto tengo (aunque prometo leerlo en casa).
    En mi caso quería dar el pecho, pero pensaba que iban a ser unos meses(en mi familia nunca se había dado el pecho), nunca me planteé una lactancia de 24 meses y estoy feliz con mi enano, nos vamos adaptando a horarios, trabajos (que yo realizo desde que tenía el 3 meses) y sin problemas, ni dramas. Quizá sea como tu otra afortunada. Está echo un toro y cuando lo tomo en brazos para darle teta, como el dice, me da una ternura que te aseguro que hasta a esa que se cree la supermujer le gustaría sentir en algún momento de su vida. Un beso. Cuti

    ResponderEliminar
  9. Todavía quedan muchas personas convencidas de que la leche de fórmula es mejor que la nuestra. Cuánto poder económico el de las farmaceúticas. Lo ideal es saber y cada cual elegir como vea mejor, pero como dices, juzgar...no.
    Otra afortunada de la teta con 28meses de lactancia y lo que venga.

    ResponderEliminar
  10. La vaca tiene dos caras.
    Nosotras tratando de demostrar que la lactancia materna es lo mejor y los periodistas no están receptivos al mensaje. Ni con argumentos científicos sobre la mesa.
    Va Contador, les dice que es positivo por una historia Billywilderiana de un solomillo de vaca, creando suspicacias contra el sector, y le creen a pies juntillas. Vemos como le defienden a capa y espada los periodistas, removiendo los instintos patrios del personal: "complot mundial contra el deporte epañol, epañol, epañol".
    Así que ya sabemos la estrategia: "dar de mamar es epañol, epañol, epañol", "las españolas pueden alcanzar números uno en cifras de amamantamiento" y aludir a que esto les repateará a las francesas, "las chicas de la teta" ganan medallas en lactancia prolongada etc etc.
    A ver: ¿"aonde" está la señora Aido para cantarle las cuarenta a los periodistas?. Quizás no le interesa pues dar la teta nos diferencia y algunos sectores feministas piensan que es un lastre. Es un lastre, claro, pero para el gasto sanitario futuro tratando de curar una generación de obesos colesterolémicos por el biberón.

    ResponderEliminar
  11. Gracias La miri por tu premio,voy a recogerlo :)

    jaja, martona, sí, cuánta inculticia, por dios!!! de verdad que sí, que es la leche.

    Claudia, yo no es que sea muy visceral en el tema, pero sí que me molesta esa falta de rigor... si con esto que controlamos lo vemos claro, habrá tantos temas que nos la metan doblada!!

    Marta, pues apareció en el dominical, en la edición impresa. Sé que hay gente que lo ha escaneado, incluso un grupo de facebook donde se puede ver... http://www.facebook.com/#!/pages/Me-Indigna-que-El-Mundo-haga-este-ataque-a-la-Lactancia-Materna/156884497685320 . Yo no he puesto la foto de la portada porque no quiero ensuciar mi blog con basura. Vamos, que la falta de enlaces y de todo viene porque escribí con prisas (quería poner el de la oms, el de la aedpe...) pero en parte porque no quería darles más bola.

    Totalmente de acuerdo, Rokia... está tan lleno de falsedades, de medias verdades, que como decía en las manzanas daba una pereza...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Estoy impactada con toda esta historia. Creo que das en el clavo cuando dices que "En este mundo en el que la cultura del biberón es dominante, es normal que a las mujeres les cueste iniciar lactancias. En muchos casos muchas no han visto dar de mamar en su vida! Por eso lo hemos convertido en algo difícil. Pero eso no es culpa de la lactancia tampoco, como en el caso del mercado laboral, sino de esa cultura biberón."
    Artículos así como el de El Mundo dan tristeza, vergüenza y hasta rabia. ¡Qué mal!

    ResponderEliminar
  13. Te enlazo en mi blog... estoy recogiendo los posts de las "mamas vacas indignadas"....

    ResponderEliminar
  14. Gracias cuti. Yo tampoco me marqué una meta en las lactancias, la cosa fue fluyendo. En el caso de laia hasta que se destetó ella y en el caso de Teo... pues ya veremos :)

    Le, enhorabuena por esos 28 meses!

    Anónimo, me he reido con lo epañol, epañol, jejeje.

    Gracias, patricia y azulitoclaro. La verdad es que resulta extraña la historia, sí. En el foro de entrecomadres tienen una teoría de por qué ha salido ahora. Vamos, yo creo que los de el mundo no son tontos y sabían que las locas de la teta íbamos a saltar... era lo que esperaban. Pero bueno, tampoco nos vamos a quedar calladas porque la respuesta sea lo esperado. Es muy interesante y tiene que ver con un libro

    http://www.entrecomadres.org/phpBB2/viewtopic.php?t=9496&highlight=

    Gracias Lady A, encantada de formar parte de las vacas locas de la teta.

    un abrazo a todas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …