Ir al contenido principal

De mi maternidad y otros demonios (título pillado del blog de Myriam)

Hace días que no me conecto al blog, no sé muy bien por qué, porque es cierto que en mi cabeza varias ideas van tomando forma, pero nunca llegan a salir por el teclado.

Hoy ha sido un día raro y ando negativa. Mi eterno conflicto con el colegio se reaviva por estas fechas de preinscripción escolar. Que el cole al que va Laia no esté mal del todo no quiere decir que sea de mi predilección. Es un ni fú ni fa, pero no sé, me gustaría algo diferente para la educación de mis hijos. O quizás es que la Sociedad en general, y muchos de los valores que imperan en ella, me disgustan, así que veo muchos aspectos de la escuela, aquellos en los que se muestra como fiel reflejo de la sociedad, con desidia. Pero no siempre se puede nadar contracorriente. En fin, un mar de contradicciones, con mil y un argumentos de peso a un lado y a otro. La escuela no es el único espacio de educación, sólo es una parte de su vida, el colegio perfecto no existe, ella va contenta cada día y tiene motivación por el aprendizaje... Me lo repito como un mantra ante la dificultad para cambiarla a otro centro que se adapte mejor a lo que yo considero que es una buena educación escolar (que no tiene nada que ver con lo que la mayoría considera buena educación, me parece, que en muchos casos equivale a cantidad de contenidos).

En fin, cada año sobrellevo lo mejor que puedo mis contradicciones y las dificultades del sistema para cambiar de centro. Hoy me viene Laia con que su profe (ojo, que es una persona muy maja y agradable, pero creo que se ve desbordada y está probando sistemas un poco por probar, sin pararse a pensar demasiado) la ha nombrado encargada de su mesa para apuntar quien va a tener un punto negativo. Con tres puntos negativos no sé qué pasa, pero me da igual. De verdad que no doy crédito y me quedo sin palabras. ¿Estamos locos? ¿cómo podemos poner a una niña de 5 años a anotar los nombres de los que merecen ser castigados? En fin, tocará tutoría y descubrirme como la gran madre frikie que soy.

También me ha tocado hoy ser la frikie en la reunión del cole de Teo (por cierto, la semana pasada pintamos las flores y quedaron preciosas, a ver si luego subo alguna para seguir con la serie Talleres en familia). También he de decir que su cuidadora es un encanto y he disfrutado en la reunión viendo algunos videos que nos ha pasado. Pero claro, hemos tocado el tema del control de esfínteres y los premios para reforzar la "conducta" del esfínter. Yo es que debo de ser de Marte, de verdad (o de Venus, que es un planeta que me tiene hipnotizada ahora que vuelvo a salir de noche de casa por las mañanas gracias al cambio de la hora). Qué sensación de bajar de otro planeta. Menos mal que mis niños, a duo, justo se han ido a ejercitar sus esfínteres y he salido del aula (luego me ha tocado aguantar indirecta de que me tomaba el pelo porque le he ayudado a quitarse el body y el pañal).

En fin, simplemente enlazo a dos textos de Violeta Alcocer, que ya he dicho varias veces que tiene la capacidad de redactar bien muchas ideas que no acaban de salir nunca de mi mente. Por cierto, que el doctor que sale en el enlace del control de esfínteres es el pediatra de mis nenes.

La escuela del presente (sólo matizar que yo creo que sí son muchos los profes implicados, aunque a veces desbordados)

Y por último, voy a enlazar a la etiqueta completa sobre rabietas. Creo que necesito refrescar mi empatía y ejercitar más mi paciencia. Llevamos algunos días en los que justo a la hora de la cena, se diluyen hasta quedar en nada.

La imagen es de Patricia Metola, que justo me acabo de enterar hoy que se ha mudado de blog. El nuevo ya lleva su nombre.

Comentarios

  1. Hola Maite!,
    hace un tiempo que te sigo y aunque no he participado mucho en tu espacio (sí en lo de la bola de nieve para el día del Padre :) agradezco leer tus entradas, porque son instructivas para una mamá novata... ;)
    Te he pasado un premio que puedes recoger en:
    http://mininyabonita.blogspot.com/2011/04/premio-un-blog-con-estilo.html
    Un saludo,
    Rosa

    ResponderEliminar
  2. Jo guapa, un abrazo bien fuerte. Esto de la contradiciones es un sin vivir, y no sólo en la maternidad. Lo peor es que al final acabo como Escarlata O'hara. Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. lo que no entiendo es por que no cambias a tu niña a un colegio que se adapte mas a tu forma de ser y a lo que quieres para ella, has visto en montessori por ejemplo?

    saludos!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Rosa! me paso a recogerlo!

    Tania, sí, me veo a veces como escarlata.

    Alejandra... en eso estamos, pero no es tan fácil, no te creas. Y cada año nos damos de bruces con la realidad. Un montessori, ni ningún colegio privado entra dentro de nuestras posibilidades (principalmente) ni preferencias.


    Un saludo,

    Maite

    ResponderEliminar
  5. Maite te "presto" el titulo cuando quieras,jejeje.
    Un abrazo super grande wapa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…