Ir al contenido principal

Entre Limones

Este verano estoy devorando un libro detrás de otro, casi sin tregua. Los voy anotando en el apartado de lecturas veraniegas, sin hacer el más mínimo comentario sobre ellos. Hoy va a ser la excepción.

Hay veces que me entran ganas de irme a un lugar remoto, ser autosuficiente y vivir en un entorno bucólico. Bueno, la eterna idea de los que vivimos en ciudades enormes cuando ésta nos abruma. Este verano, en la aldea en la que estuvimos en Asturias estaba como pez en el agua, pero claro, era consciente de que sólo estaba de vacaciones. Leyendo el libro te das cuenta de que no todo es tan fácil como decir, me voy a vivir al campo, pero que a base de esfuerzo, puede ser una experiencia muy enriquecedora (aunque también he visto que va a ser que me quedo en un término medio, ni Madrid, ni en mitad de la nada)

Lo primero que me llamó la atención del libro fue ver que el autor fue batería en el primer disco de Génesis y que ya de entrada parece un tipo curioso. En este libro (y más tarde en el loro parlanchín) cuenta la historia de la vida en la Alpujarra, desde el punto de vista de un inglés. Me ha gustado mucho cómo describe sus andanzas para construir un puente, por ejemplo, o cómo el rebaño se queda a pasar irremediablemente la noche en los riscos. La forma de narrar es muy sencilla, como a mí me gusta, salpicada constantemente por ese humor inglés que te puede hacer o no gracia (a mí sí me la hace, creo que yo fui inglesa en otra vida). La historia es eso, simplemente su vida en la Alpujarra, cómo fueron creando su hogar en ese recóndito lugar al que me han entrado muchas ganas de ir y visitar a Chris Stewart (y más, una vez he visto su casa en youtube).

Creo que es un buen libro para el verano, refrescante (sólo hay que ver la portada), que te hace sentir bien mientras lo lees. 

Comentarios

  1. Este libro lo leí hace uno o dos veranos, no recuerdo, tomado de la biblioteca y me gustó mucho. Bueno, mi experiencia en pasar de vivir en una ciudad a un pueblo no fue tan radical ni graciosa (aunque algunas cosas maldita la gracia que me haría vivirlas, pero si leerlas, jeje) pero me pareció de lo más entretenido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien tuve la epoca de relatos bucolicos :-) y me lei la trilogia de Carol Drinkwater sobre su granja de olivos. Esta mujer es una actriz inglesa que se compro una granja abandonada en el sur de Francia y se dedico a restaurar la vieja casa y volver a cultivar los campos, sin tener ni idea. Estan bastante bien, pero creo que no estan publicados en español.
    Otro libro que esta muy bien sobre el tema de vivir del campo es 'Animal, vegetal, milagro' de Barbara Kingsolver (que ademas es una autora de novelas bastante conocida). Ella y su familia decidieron pasar un año comiendo solo de lo que cultivaban y de los animales que criaban. Tambien tiene muchas informacion sobre temas de ecologia y la industria de la alimentacion... Muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. Maite, muchas gracias por hablar de él, no lo conocía y me parece muy interesante. Lo buscaré. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Otro libro para la lista. He tenido ganas de leerlo desde hace un par de años, sobre todo por la portada. También por el viaje que hicimos a las Alpujarras hace ya 7 años, que me encantó.

    1beso.

    ResponderEliminar
  5. Qué casualidad, estoy pasando por una experiencia similar pues vivimos en una cudad y me estoy dando cuenta que no quiero que mis hijos se crien entre cemento, de espaldas a la naturaleza y a sus raices. Pero es muy complicada la vuelta al mundo rural y no se por donde empezar. Ya estoy impaciente por leerme el libro que recomiendas. Por mi parte, otro libro basado en la vida en el mundo rural que me ha hecho gozar muchísimo es la trilogia de Gerald Durrell: Mi família y otros animales.

    ResponderEliminar
  6. Hola:

    Yo diría que lo ví en tu blog, Marhya, puede ser? Jeje, sí supongo que no todas las experiencias de pasar de la ciudad al pueblo pasan por ser tan radicales. Encima, internet facilita el poder tener ventajas de la vida urbanita y las del bucólico pueblo o aldea.

    Gracias, LAura por las recomendaciones... miraré a ver si están en español, porque tiene muy buena pinta.

    Inma, sí que es interesante, sí :)

    María, si quieres te lo dejo. Yo tengo unas ganas de ir a las alpujarras. Mira que está cerca de mi pueblo, pero mira, tan cerca y tan lejos... no he ido nunca.

    Maria, sí, parece que somos muchos los que este modelo de vida no nos acaba de gustar, verdad? Espero que podamos encontrar lo que buscamos (seguro que sí).

    un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …