Ir al contenido principal

Casa del lector

Ayer estuve en la inauguración de La casa del Lector (y de la lectora). Hacía tiempo que no iba de saraos y me encantó. Está situada en El Matadero, un lugar muy curioso y polivalente, donde siempre hay exposiciones y actividades interesantes. Como llegamos muy pronto estuvimos viendo una exposición de muebles hechos en su mayoría con materiales reutilizados. Otros eran simplemente de diseño. Pero vimos dos exposiciones más, una sobre tipografías y otra llamada Iceberg (donde lo que más les gustó a mis hijos era el banco de parque arrancado de raíz). Como siempre, pasamos por el espacio de cine sin autor y vimos un ratito uno de los reportajes que se repiten sin cesar. 

A la hora de la inauguración ellos se fueron y yo me quedé en la conferencia inaugural, a cargo de Jostein Gaarder. Sí!! el de El mundo de Sofía. La adolescente que habita en mí estaba bastante emocionada por ver y escuchar al hombre que hizo que entendiera algo de filosofía y llegara a la selectividad con algo más que una materia memorizada. Con ese libro, por fin relacioné algunas cosas, entendí otras... le dio un sentido de conjunto a una asignatura que me entraba por un oído y me salía por el otro. 

Me senté en las primeras filas para no perderme nada. Y justo estaba con organizadores y familiares de Germán Sánchez Ruipérez. Fue conmovedor verles y guardar el minuto de silencio en memoria de esta persona que durante los últimos años de su vida trabajó en este sueño, sin poderlo ver realizado, ya que murió en febrero. La charla, me decepcionó un poco. Aunque sabía que iba a hablar sobre cambio climático, no fue hasta el final que relacionó todo su discurso con el tema de la conferencia, que era el abordaje desde el arte de estos temas. Pero daba igual, yo estaba en modo mitómana, así que podía haber hablado de cualquier otra cosa.

Después, nos invitaron a pasar, ya sí, a la Casa del lector. Impresionante. Yo estaba boquiabierta. Creo que será un lugar muy visitado (al menos por nosotros). La zona infantil es enorrrme, amplia, con unos cuentos preciosos.





 
Vi la exposición El hijo de Ariadna mientras degustaba quesos y cerveza, así que tendré que volver porque no me enteré de mucho. Tras las tres exposiciones anteriores, la cerveza y la impresión que llevaba en el cuerpo por el local ya no daba para más.


Habrá actividades, muchas especiales para niños y familias, como:
- Visitas-taller a la exposición El hilo de Ariadna, todos los sábados desde el 27 de octubre de 2012 y hasta el 16 de marzo de 2013.
- Cuentacuentos y taller: Ojobrusco y el laberinto, sábados desde el 17 de noviembre.
- Taller de animación: ¡Yo también animo!, desde el 27 de diciembre.

Las actividades son gratuitas. 

Ya of the record, una foto de una lámpara hecha con bolis bic que vimos en la primera de las exposiciones. 


Comentarios

  1. UALA!!!!! vaya chulada, qué envidia de sitio, madre mia, me estoy viendo ahí tirada con mis niños leyendo y leyendo cuentos, mirando y rebuscando... seguro que lo vais a aprovechar!!

    Y lo de Jostein... me pasó lo mismo con el mundo de Sofía, por fin entendí algo de todo ese rollazo que me contaban en clase, y eso que tenía un profe de filo muy enrollado...

    ResponderEliminar
  2. qué chulo, ya tengo otro plan para Navidad :D

    ResponderEliminar
  3. Jeje, Rokia, creo que nos pasó a muchas esto. mi profe también era majete, pero no había forma... Fue curioso escucharle, con ese acentazo nórdico.

    Sí que es chulo.Pero es que para los mayores también tiene sitios que me encantaron, como una sala de estudio en las alturas, por encima de la nave... no sé describirla bien pero me pareció lo más!!!

    Tania, pues ya sabes. Además , está al lado del palacio de cristal (un gran desconocido en Madrid, un invernadero enorrrme), Madrid río, matadero... nos están dejando la zona bien maja :D

    Un abrazo,

    maite

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …