Ir al contenido principal

Regalos caseros

Este curso me he dado cuenta de una cosa con respecto a los regalos que hacemos a los amigos de mis hijos, y es que me gusta que mis hijos estén conectados a ellos de alguna forma. Me explico. El curso pasado me metí en la dinámica de hacer regalos conjuntos, algo que me pareció muy buena idea porque así los niños no recibían tropecientas mil chorradas, sino que podíamos unirnos entre varias personas para regalar algo único y especial. El resultado fue que al final volvíamos a comprar varias cosas porque "no fuera poco", por lo que no cumplía el objetivo. Pero además, sentía que los niños perdían el contacto con el tema, como algo que hacemos entre las madres y ellos no opinan ni nada. Y al menos a mi hija le gusta esa parte, de hacer un regalo (hecho o comprado), le ilusiona pensar qué le puede gustar al niño o a la niña... y es algo que me apetece potenciar porque se le nota que lo hace desde el corazón. El ver que ellos participan, que piensan en el niño, qué le gustará o dejará de gustar, que se esfuerzan por hacer algo bonito, pues ya me gusta. Con la otra opción, la del regalo conjunto, no me sentía cómoda (quizás por cómo la planteamos en general, quizás hay otras formas de hacerlo). Al final me daba un poco la sensación de que la madre decía, quiero esto (un chándal, o lo que fuera) o sin decir, y el resto de madres juntábamos dinero.... el regalo se quedaba en el universo madres.

Este año, como me gusta complicarme la vida, y la economía no está muy bollante, el propósito que tenemos en casa es que los regalos sean caseros. Por suerte en mi entorno no se estilan demasiado los cumpleaños-bodas, esos en los que se invita a todo el mundo, con lo que al cabo del año tienes 25 cumpleaños-compromisos y 5 cumpleaños de los amigos de verdad. Por suerte, mis hijos acuden a cumpleaños donde son invitados de corazón, y de corazón queremos homenajear, sabiendo que el regalo es lo de menos y lo de más el compartir un rato juntos.

Total, que ya tenemos dos cumples. 

Para el primero pensamos explotar la idea de la camiseta. Sabiendo que al niño le gustaba el futbol, pensamos construir una camiseta sobre el tema. Una amiga nos dio la idea de que el dibujo fuese del niño. A mi hija le encantó la idea, pero cuando se puso a ello, dijo que no. Así que hicimos una especie de collage con una figura prediseñada, parte dibujado con ceras y todo muuuy coloreado con acuarelas (ahí participamos los tres). Después escaneé el dibujo, añadimos el nombre del niño, lo imprimimos todo en un papel especial para pegar en la camiseta.  Finalmente, planchamos.

El resultado:




Comentarios

  1. Yo también regalo camisetas, jeje.
    Te dejo otra idea para el próximo cumple: Que tu hija haga el dibujo en un papel de lija (sí, como lees) con ceras, tipo plastidecor, cargándolo bien de cera.
    Cuando el dibujo esté, lo transfieres a la camiseta planchando por el revés del papel de lija y ya está.
    Como cuidado, hay que lavar a mano y no planchar directamente las ceras, si no del revés y poniendo algo debajo.
    Si lo haces ya me cuentas

    ResponderEliminar
  2. A ver si para la próxima se anima a hacer todo el dibujo. Justo era la parte que le daba más corte. Con el tipo collage, por partes, y como era colaborativo (niño de 3 años, niña de 7 y madre de 37...) pues como que le pareció mejor. Me encanta esa idea!!

    un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Estoy muy de acuerdo con tu reflexión y la alternativa del regalo " vivencial" (así lo llaman en Trabenco es muy buena, y la idea de la camiseta con el dibu de los pequeña con trransfer buenísima, me la apunto que estamos en racha camiseteril :)
    Besote


    ResponderEliminar
  4. que bonita os ha quedado, y como dices, el niño siempre lo asociará a vosotros porque es única.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …