Ir al contenido principal

Mi vecino Totoro



Hayao Miyazaki es uno de los mejores directores de cine animado que existen en el mundo. Hace unos años ganó un Óscar con una película que seguro que os suena, El viaje de Shihiro. Tiene unos estudios de animación muy famosos, Studio Ghibli, desde donde ha realizado películas increíbles.

En casa las hemos visto casi todas, aunque te voy a listar las que hemos visto con niños:

- Mi vecino Totoro.
- Ponyo en el acantilado.
- Arietty y los diminutos.
- Susurros del corazón.
- Nikki aprendiz de bruja.
- Pompoko.
- Porco Rosso.
- El viaje de Shihiro.

Hoy vengo a hablar de Mi vecino Totoro, que es mi favorita. Cada vez que la veo me emociona. Este año ha sido el tema que ha elegido mi hija para celebrar su cumpleaños, así que estamos preparando muchas cosas, que cuento más adelante.

La peli trata de unas niñas que llegan con su padre a una aldea. Se trasladan para estar más cerca de su madre, ingresada durante un largo tiempo en un hospital. Allí entrarán en contacto con los duendes del polvo y con unos vecinos muy especiales, los Totoro, duendes del bosque, que viven dentro de un gran árbol. Son tres: Gran Totoro, Mediano Totoro y Pequeño Totoro; y son gris, azul y blanco, respectivamente. El más conocido y el que más impresiona es Gran Totoro, tan grande, con el poder de controlar el viento. En la película también veremos a Gatobús, un curioso y mullido transporte.



Es una película que nos habla de los miedos que todos sentimos, de cómo los superamos. También, como todas las películas de Miyazaki, del respeto que le debemos a la Naturaleza. Hay escenas que me parecen preciosas, como cuando vemos a Mei jugando en el jardín, yendo de una actividad a otra. Capta perfectamente cómo los niños van descubriendo el mundo.

Aquí, un trailer de la peli. La música es preciosa.



El cumple:

Podríamos decir que andamos en momento álgido con Totoro, aunque hace años que vemos la peli en casa. El motivo es la decisión de mi hija mayor de celebrar su cumple con Totoro como tema. Así que nos hemos puesto manos a la obra.

- Hicimos unas invitaciones con imágenes del personaje.
- He abierto un tablero en Pinterest recogiendo varias ideas que llevaremos a cabo. Haré una segunda parte del post para recopilar lo que de de sí el tema (es el viernes que viene).

Ha dado la casualidad que una amiga de mi hija ha cumplido años. Seguimos intentado hacer regalos hechos en casa (no siempre llegamos) y mi hija sugirió que sería buena idea un cuelgapendientes de Totoro... Bueno, dije. Y me puse manos a la obra. Hemos acompañado el regalo con unos pendientes y con la peli, porque la niña no conocía al personaje. Ya se puede poner las pilas para la semana que viene, que lo vamos a petar en la fiesta!!!



Comentarios

  1. Por fin la hemos visto ¡¡y nos ha encantado!!, muchas gracias por presentárnosla, creo que va a ser la primera de muchas.
    Por cierto ¡chulísimo el cuelgapendientes! estás hecha una artista! :)
    Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …