Ir al contenido principal

La vuelta al cole


Las personas que han seguido mis blogs saben que desde hace tiempo estamos intentando hacer un cambio de colegio. Pues bien, amiguitos y amiguitas, por fin lo hemos conseguido!!! Supone un cambio de vida, en realidad. Supone mudarnos a una zona a la que teníamos echado el ojo, pero iba pasando el tiempo y aquí seguíamos. 


Cuando comenzó el curso pasado, teníamos tomada la decisión de no intentarlo más. Así que comencé a implicarme de verdad en el colegio en el que estaban mis niños. Participé más activamente en la APA, principalmente en la biblioteca y el blog de la biblioteca. También representé a la APA en el Consejo Escolar. Y no sé cuántas cosas más. Mi valoración fue muy positiva. Agotadora, pero positiva. Es agotador por un lado la poca gente que se implica, cuando unos padres implicados pueden marcar la diferencia en un colegio. En el ex cole de mis hijos, realmente son muy pocas, pero hacen una labor estupenda, manteniendo además, buenas relaciones con la Dirección (siempre hay diferencias, pero me gusta cómo llevan el tema para buscar el bien de los niños). Por otro lado, mantener esas relaciones en buen estado es también agotador. En el Consejo comencé a quemarme un poquito ante actitudes de "habla chucho que no te escucho", que había que superar, para poder tener otros momentos de comunión con el colegio, y llevar así a cabo diferentes acciones de forma colaborativa. Las relaciones humanas chupan la energía. 

En el colegio, el curso pasado tiramos hacia adelante un montón de iniciativas muy positivas. Como digo, se echó en falta la participación de más padres y por otro no siempre las relaciones eran fluidas con la Dirección, pero el balance fue muy positivo. Creo que se nota en el colegio, y mucho, estas acciones que lleva a cabo la APA.

Pero llegó mayo y se abrió el periodo de preinscripción. En el colegio que nos gustaba había 3 plazas para el curso de mi hija y nos lanzamos de nuevo, a pesar de la decisión de dejar ya el tema. La admitieron y encima el peque estaba segundo en lista de espera. Tras el periodo de matriculación, el peque pasó a ser el primero en la lista de espera. Nervios, intriga, dolor de barriga. Ha tenido que pasar todo el verano y el viernes, a las dos de la tarde, supimos que este lunes podían empezar los dos en el mismo colegio. 

El centro nos encanta. Ahora mismo, por supuestísismo, lo tengo idealizado. Ningún centro es ideal, es imposible, pero creo que compensará con creces es esfuerzo que nos toca hacer hasta que nos mudemos. La acogida ha sido genial y los niños salen maravillados, con pequeños detalles tipo "mamá, que resulta que no tengo que hacer fila. Nos avisan de la hora y volvemos a clase tras el patio", "que resulta que la entrada no es a mogollón, que vamos entrando y nos ponemos a leer hasta que estamos todos", "que si tengo sed no me tengo que aguantar, me levanto y me sirvo un vaso de agua en la misma clase". De momento mi hija está casi tan fascinada como yo (aunque echa de menos a sus antiguos compañeros, por supuesto). Volver a tener asamblea, tras perderla al pasar al primaria, ha supuesto un descubrimiento. De repente, sabe que puede opinar y formar parte de las decisiones de lo que va a pasar en clase. Está muy ilusionada con el proceso de decisión del nombre de la clase, y expectante ante el primer proyecto que surja. El año pasado no hizo ni una sola excursión escolar; mañana ya va a la primera (aunque es sorpresa, no se lo contéis), a tomar contacto con la naturaleza. En fin, es un centro público, que trabaja por proyectos, donde he visto a unos profes muy abiertos, implicados e ilusionados. De momento estoy un poco perdida, pero espero conocerlo todo pronto y poder colaborar (aquí, la frustración de ser pocos padres ayudando no la voy a tener, me parece).

En los próximos meses vamos a ir de cabeza, así que no creo que tenga mucho tiempo para blogs. Pero como algunas personas han seguido mi culebrón desde tiempos inmemoriales, quería compartir la alegría que sentimos ahora mismo.

Comentarios

  1. Enhorbuena guapa!! un abrazo enorme
    Angeles H.

    ResponderEliminar
  2. Maite, ¡que me acabo de enamorar del nuevo colegio de tus hijos!!!!

    No sé si preguntarte donde queda esa joye porque muero de envidia, de verdad. De envidia y de pena al pensar que este tipo de colegios deberían expandirse como la energía y no ser lo excepcional a la regla.

    Ay el cole de mi hijo mayor, que pasará a ser el del pequeño el año que viene.... ay el cole...

    Disfrutadlo, disfrutadlo mucho

    ResponderEliminar
  3. Me alegro muchísimo!!!!
    Qué buenas señales las que dice Laia, estoy flipando yo también!!
    Ya sabemos que nada es perfecto, pero en vuestro cole parece que las personas se comportan como personas y dan a los niños la posibilidad de SER.
    Esto que parece tan simple y que es tan complicado de encontrar...Gracias por mostrarnos que es posible.

    ResponderEliminar
  4. Hola Maite!

    Podrías decir de qué colegio se trata??
    YO ando agobiada con lo mismo y además, soy maestra de la pública, así que imagínate...
    Es para un pack de dos, para mi niña y para mí. Dame algún dato porfa...

    Mil gracias

    ResponderEliminar
  5. Hola Noemi, pues si me escribes a maitelamaarrobagmail.com te cuento más ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …