Ir al contenido principal

Los miedos infantiles


Últimamente apenas tengo tiempo de venir a este lugar, así que tengo acumulados varios comentarios sin responder. Los he leído todos y los agradezco mucho. Sobre la entrada anterior, me parece un buen texto para reflexionar desde otro punto de vista sobre los celos. Eso sí, leyendo a Laura Gutman pareciera tan sencillo atender al 100% las demandas de dos personitas... A mí más bien me parece que no deben ser infrecuentes las situaciones en las que la madre se sienta desbordada ante la incapacidad de llegar a todo. Me parece normal y comprensible.

Últimamente en mi vida se ha instalado el cambio y tengo que adaptarme a él. Algunos de los cambios me producen un miedo que tengo que reconocer de forma sincera y poder trabajarlo. No es fácil. Y de esta forma me he acordado de un texto de Yolanda González sobre miedos infantiles que traigo desde Criar y amar .


La imagen es de Mónica Calvo
-------------------------------------------------------------------



Nuestros hijos, tienen miedo? Qué es el miedo y para qué sirve? Qué podemos hacer con él? Estas son algunas de las preguntas más habituales, tanto en la consulta privada como en las Escuelas de padres-madres.

- ¿Qué es el miedo, que tanto miedo nos da?

No nos agrada que nuestros hijos, sientan miedo. Pero en si mismo no es negativo. Además, como padres y educadores, sabemos que no es propiedad exclusiva de los más pequeños. De hecho es tan antiguo como la vida misma.

El miedo, cumple una función de supervivencia. Es un instinto básico y por tanto es natural. Ese miedo, puede vivirse ante un hecho real o imaginario, pero no debe negarse si el niño-a lo manifiesta. Porque, para el pequeño-a, es una vivencia real.

Miedos habituales:

Los niños pequeños, tienen miedos a todo aquello que sienten que puede poner en peligro su integridad emocional o física, más allá de que nos parezca o no razonable a los adultos.
Los más habituales, son:

El fuego.

La agresión (ser pegados o castigados)

El abandono de los seres queridos (éste es el más importante para su integridad emocional)

A lo desconocido (A lo nuevo, si no hay presencia que asegure)

A la oscuridad (necesitan de nuestro acompañamiento)

A los fantasmas, monstruos (La t.v. es muchas veces la causa directa de escenas impactantes. Ningún menor de tres años, debiera estar ante la T.V. No la necesitan y no están maduros para integrar las imágenes).

A los animales (algunos niños adoran a los animales. Otros los temen. Es importante, la actitud tranquilizadora y positiva del adulto)

¿Qué hacer ante el miedo?

Lo primero de todo, contactar con nuestros propios miedos y analizar si consciente o inconscientemente, se lo transmitimos.

En segundo lugar, nunca negar su miedo. No somos quienes para poner en duda su sentimiento, independientemente de la edad que tengan. NO se debe humillar la vivencia del miedo, aunque no se entienda.

En tercer lugar, empalizar y dar seguridad con nuestra actitud corporal, tono de voz, afecto y sobre todo presencia, si la requieren.

No debiéramos de negarles nuestra compañía. Es lo única que les da seguridad, y desde ahí podrán superarlo con la edad.

Por supuesto, que no utilizar historias de miedo (“si te portas mal, vendrá…”) o “ no te querré”, para lograr obediencia. Tampoco contar historias de miedo o terror.


Conclusión

En definitiva, tenemos que comprender que, muchos miedos son fruto de la vivencia natural de inseguridad, propia de su inmadurez psicoafectiva.
Necesitan nuestro apoyo y afecto, independientemente de su edad. No se trata de endurecerlos, sino de acompañarlos en su crecimiento, con empatía, amor y muchas dosis de paciencia.

Yolanda González

http://www.yolandagonzalez-prevencion.com/

Publicado en la Revista Max Mara. Ayuntamiento de Bilbao.

Comentarios

  1. Algú em va dir una vegada que les pors ens fan sentir vius, i ens fan buscar...
    Moltes felicitats per la nova aventura que comenceu! M'he enterat al blog de la Maria... Els nostres millors desitjos. Un petó bonica.

    ResponderEliminar
  2. Moltíssimes gràcies, Mar!! Si ara mateix em sento certament viva i buscant en mi mateixa.
    L'únic, que tinc certes nàusees interneteres ;)

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus textos, siempre caen a punto!
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti por tu blog, que yo no comento nada, pero me encanta. Y tu nena es preciosa, una princesa de cuento. Esperamos esa traducción!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …