Ir al contenido principal

Las sillas de pensar (y no va de castigos)

Estos días ando profundizando en diferentes técnicas para resolver conflictos con niños de infantil y primaria. Una de las que me ha llamado la atención ha sido El txoko (el rincón) o el rincón de los conflictos según los autores (Alzate, Porro). Precisamente me ha llamado la atención por ese dar la vuelta a la silla de pensar... o bien mirado la silla de pensar aplicada como castigo fue en realidad un desvío de su uso original, siendo un espacio de recogimiento donde se podía ir voluntariamente para resolver un problema de matemáticas o lo que fuese, una escenificación de la idea de concentración y paréntesis mental. Pero ya sabemos el uso indiscriminado que se les da en muchas escuelas como castigo, devaluando el ya de por sí devaluado concepto de pensar.

Básicamente, como técnica de resolución de confictos, consta de un par (o tres) de sillas situadas en un sitio tranquilo de clase. Se le puede poner, a modo simbólico unos carteles con una oreja  en una silla y una boca en la otra. La idea es que las personas que tengan un conflicto puedan sentarse allí, tomarse su tiempo, su kit kat e ir alternando sillas. Cuando se está en la silla-oreja no se habla, sólo se escucha. Y en la silla-boca se cuenta la propia visión de lo sucedido. Cuando uno ha acabado de hablar, se alternan los papeles, las veces que sea necesario. Cuando los ánimos están tranquilos para dialogar, se dialoga y se llega a acuerdos, dando ideas que solucionen la situación. Si no, siempre pueden acudir al profesor si lo ven necesario.

Puede parecer un teatrillo y en realidad lo es. Pero aporta a los niños varias competencias: que cuando se tiene un conflicto pueden ser capaces de resolverlo sin necesidad de implicar a un tercero, les enfoca a que cuando hay un conflicto se puede resolver hablando, dando un valor singular a la escucha, a la expresión de sentimientos y al diálogo, que cuando los ánimos se calman es más fácil encontrar soluciones.

Por lo que he visto en este estudio de Álzate, se está llevando a cabo en colegios en educación primaria con muy buenos resultados, teniendo en cuenta que al principio sólo es algo que está ahí y que poco a poco lo van incorporando como propio, incorporando el valor de "ambos ganamos" en este conflicto. Comenta en el estudio que se ha notado un cambio en la actitud hacia los conflictos por parte de los alumnos, que al llegar del patio, gran fuente de conflictos, los que lo necesitan, se van de forma voluntaria y en muchos caso por propia iniciativa, a ese rincón el tiempo que crean necesario. Para ello, claro, los profes tienen que estar dispuestos a que se "pierdan" un rato de clase, tienen que creer en la importancia de lo que están aprendiendo los niños de forma alternativa.

imagen cogida de internet

Comentarios

  1. No conocia ese uso de "la silla de pensar" y me parece bastante mas interesante y constructivo que el habitual, que es meramente acusatorio,discriminante y una manera de quitarse "el problema" de enmedio durante un rato...por que sinceramente, niños tan pequeños a los que se les castiga en una silla en un rincon, alguien cree que van a pensar en lo que han hecho mal?
    Me ha gustado mucho, gracias!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado... yo en casa les mando a la habitación a que lo solucionen entre ellos, pero estaría bien enseñarles esos roles de que se escuchen primero mutuamente.... Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  3. En el colegio de mis peques tienen una sala con esta funcion. Cuando un conflicto no se resuelve da manera natural (hablando en el patio, con un enfadod e dos minutos... vamos, lo normal) o se repite constantemente entonces los implicados y un mediador van a la sala de resolucion de conflictos a pensar y hablar. A mi me parece una muy buena idea. De hecho, la tecnica del "rincon de pensar" la veo tambien asi, un tiempo de reflexion, que a veces no somos consientes que necesitamos. Tampoco veo mal simplemente el "time out" (castigado apartado) cuando alguien presenta con una actitud que no es adecuada, ensenya que no podemos ser parte del grupo si nos comportamos asi (si pegamos, si chillamos...) en esas ocasiones no hay nada que razonar, ya saben que no es correcto, han de tener presente que no es tolerable.

    ResponderEliminar
  4. Hola:

    ¿has visto, Myriam? sí que es interesante, sí.

    Gracias Tania.

    anónimo, muchas gracias por tu comentario. Sobre mediación también estamos tabajando, aquí dejo un video pero igual hago una entrada porque es genial http://convivencia.wordpress.com/2011/02/03/mediacion-en-centros-educativos-1/ Sobre castigos, pues ya decía en el título que el post no iba sobre ellos y no voy a hablar más del tema. Gracias por tu opinión, aunque no veo esas capacidades pedagógicas que comentas al castigo, la verdad :)

    Un abrazo,

    maite

    ResponderEliminar
  5. Es muy buena idea, aunque en infantil me veo a todos peleando adrede para ir a la silla con la oreja y la silla con la boca...

    En Valencia en muchos coles hemos hecho el cursillo de MEDIADOR ESCOLAR. El maestro está de mediador en una sala aparte y los niños van a resolver sus problemas. Los resuelven ellos, nosotros sólo mediamos. Está muy bien.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Mar. Realmente es interesante lo de la mediación. Yo también imagino a los de infantil sobrepasados totalmente. En el enlace que ponía en la entrada comentan al respecto de las edades y los ritmos para afrontar conflictos.

    un abrazo,

    maite

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …