Ir al contenido principal

Lectura en voz alta

Cuando los niños comienzan a leer, es frecuente pensar que ya está, que no hace falta leerles más, que ya se apañan ellos con su cuentos, que al fin y al cabo leer es una actividad a realizar entre el lector y el libro; que les podemos seleccionar cuentos adaptados, de esos con letra ligada, y ya ha acabado nuestra labor fomentando la lectura. Pero aprender a leer es mucho más que  descodificar símbolos, es un proceso largo que va más allá de identificar palabras. 

Los padres tenemos mucho que decir y hacer en el aprendizaje y fomento del gusto por la lectura de nuestros hijos. Algo tan sencillo como seguir leyéndoles en voz alta tiene grandes beneficios. 

Os enlazo a este blog, donde explica de forma clara y concisa lo importante que es seguir leyendo a nuestros hijos, con nuestros hijos.

En la Fundación Leer, también son partidarios de este hábito de leer en voz alta a nuestros hijos, y dan diferentes ideas  para hacerlo.

Cuando los niños comienzan a leer, vemos además, que si leen ellos necesitan textos con historias sencillas. Si les leemos nosotros podemos adentrarnos en obras mucho más complejas, ya que al escucharlas sí pueden seguirlas, imaginar las escenas perfectamente, concentrarse mucho más.

Comentarios

  1. Me parece muy interesante, ahora me pasaré por los enlaces. Mil gracias por compartirlos! Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maite, a mis hijos les encantan los cuentos y leemos todos los que podemos!!!
    ángeles

    ResponderEliminar
  3. "Dar de leer" lo llama Daniel Pennac en su enayo "Como una novela"... hace poco lo he releido, no lo había hecho desde que tengo hijos y tiene aún mucho más sentido para mi... que hermosura de reflexión :)
    ¡Claro que sí!, nunca dejemos de leerles!, por ellos, por nootros y por una sociedad mejor.

    ResponderEliminar
  4. Me apunto a Daniel Pennac! Gracias Aurora.

    Un abrazo a las tres. Si es que además es un disfrute leer en voz alta (y de paso, rescatar viejas lecturas de cuando éramos pequeñas... qué ocasión!!!! trasmitimos cultura de padres a hijos y de paso volvemos a la infancia)

    ResponderEliminar
  5. A mi me sigue gustando leerle, y aunque ya no lo hago todos los días porque él no quiere dice que ahora él es mi lector, aunque sí que compartimos momentos de lecturas, incluso nos turnamos leyendo. Para nosotros es un momento mágico.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad que se les puede leer cosas de más "mayores" y así lo disfrutan más... e incluso se aficionarán a la lectura. Mi hija de 7 años estuvo escuchando el relato de "Los tres mosqueteros" de Dumas, contado por su padre (novelón donde los haya). Y se pidió para Reyes... una versión juvenil de la novela (250 pag.). Así que ¡a leer!

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que sí, que a las personas que nos gusta leer nos resulta una gozada poder compartir estos momentos.

    un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Otro regalo casero: Cariocas

El segundo de los regalos nos lo sugirió una amiga que los suele regalar como algo habitual. La verdad es que ha sido una idea que nos ha encantado. Tanto, que hemos hecho unas también para practicar en casa.
Tenía unas pelotas sin usar desde hace 17 años (cómo pasa el tiempo). También tenía el cordón, así que compré cintas de colores. También he utilizado unas cuentas de las de hacer collares, para disimular nudos.

Se atraviesan las pelotas y se pasa el cordón. luego se trenza y se deja una parte como asa. Por el otro lado, pasamos las cintas por la cuenta y el cordón también. Atamos y ya está.

Mi amiga nos pasó un tutorial, pero como soy de navegar mucho, al final me basé en este video, donde explica cómo hacer diferentes juegos malabares caseros.



El resultado:




Como hicimos pompones para adornar la anterior y al final no hicieron falta, construimos otras. Dice mi hija que mejor con las de arriba porque pesan más. Así que las vamos a transformar. Haremos las pelotas de sal …

A la caza del cole

En breve se abre el periodo de preinscripción en colegios públicos y concertados y como acada año, muchos padres y madres se ven en la difícil tesitura de elegir, en función de criterios muy personales, cuál es el colegio donde les gustaría que sus hijos recibieran la educación formal.

Es un tema candente cada año, pero éste, en el que por fin me siento a gusto con el colegio donde están mis hijos, me está haciendo reflexionar. En el debate, muchas personas opinan que lo mejor es un centro cercano a casa, que cualquiera es bueno, que el colegio no es determinante de cómo será nuestro hijo, porque lo fundamental será la educación que le demos en casa. Y no seré yo quien esté en contra de esa opinión, todo lo contrario, la búsqueda de un colegio que nos parezca coherente con nuestra forma de ver la educación no lleva asociada una cesión de funciones educativas. Pero como loca buscacoles, he estado revisando mis andanzas estos días.

Se remontan al año 2008, cuando mi hija iba a entrar e…

Regalo para las cuidadoras de mi hijo

Cada año por estas fechas surge el debate de si es necesario regalar algo a las cuidadoras y/o maestras que han estado con nuestros hijos durante el curso. Nosotros hasta ahora hemos hecho regalo cuando se ha acabado un ciclo, pero no es algo que haga por norma. Ha coincidido que al finalizar infantil, tanto el primer como el segundo ciclo, nos ha apetecido hacer regalos a las profes e incluso a las alumnas en prácticas. Y nuestros motivos han sido que les hemos cogido cariño y a la hora de decir adiós hemos querido materializarlo con algo. En algunas ocasiones hemos participado en regalos colectivos:  al finalizar la "guarde" de mi hija hicimos una foto de grupo y luego imprimimos una camiseta para cada niño y para la cuidadora, al finalizar segundo ciclo de infantil, los niños hicieron un dibujo de la profe y con ellos montamos un album digital a modo de libro, con dedicatoria y poema. 
Pero este año no tenía muchas energías para organizar el tema de un regalo colectivo. …